grafico
grafico
Argentina y el Malbec

Argentina y el Malbec

“Es bueno que en Argentina haya un poco de todo. Hay blancos y casi todos los tintos. Pero hay algo importante: un país debe siempre tener una personalidad y, en tintos, la personalidad de los vinos argentinos es el Malbec. Para un país vitivinícola esto es fundamental. Nunca nadie dirá que el Malbec anda mal en Argentina, aunque no todos son igualmente buenos. Nadie va a discutir que tiene una personalidad fuerte. También podremos elaborar Merlot, Tempranillo, Cabernet o Syrah, pero la base de argentina siempre será el Malbec.
Michel Rolland

Aunque en Argentina el Malbec parece haber encontrado el terruño óptimo para expresar cualidades, este cepaje tiene su origen en Francia. Allí se conoce a esta variedad como Cot o Auxerroir y se cultiva principalmente en la región de Cahors. Por su intenso color y sus matices oscuros, los vinos obtenidos con esta variedad se llamaban “los vinos negros de Cahors.” No obstante, en Europa este cepaje no se destacó. Sin duda, las condiciones de clima y suelo de Argentina son más propicias, por lo que el Malbec se ha convertido en la variedad emblemática del país y en la uva tinta más cultivada.

Argentina y el Malbec

En nuestro país el Malbec aporta vinos profundos, con gran cuerpo y estructura. La ciruela es una de las características de este cepaje. Con aromas a frutas negras, cereza madura, anís, frutos rojos y violeta durante su juventud, evoluciona con aromas a canela y toques de vainilla.

En Mendoza, hay muchos tipos de Malbec que responden a la diversidad de suelos y combinaciones de climas, adquiriendo personalidades y con respuestas distintas en cada tipo de suelo donde crece. Para desarrollar todas sus virtudes, requiere una marcada diferencia de temperaturas entre día y noche. En los terruños de mayor altitud, se obtiene un vino de óptima acidez, mucho color y taninos abundantes y dulces, apto para crianza en barrica. En todos los países hay vinos emblemáticos. En la Argentina es el Malbec.

Malbec: un vino único

Por la singularidad y cualidades que alcanza en los suelos de Mendoza, el Malbec es la variedad emblemática de la Argentina y referente importante a nivel internacional. Cepaje versátil, con el cual es posible elaborar vinos jóvenes, rosados, espumantes y también ejemplares aptos para prolongadas guardas.
En su color se destaca el rojo intenso, los matices violáceos y azulados, especialmente cuando es joven. Para reconocerlo por sus aromas habrá que recordar el olor de las ciruelas muy maduras o de las mermeladas de mora o guinda. En la boca, el vino se expresará en todo su esplendor; si es joven, apenas una agradable aspereza impresionará el paladar; si ya tiene algunos años, será un vino maduro, de gran complejidad. Su romance con la madera le aportará aromas y gustos a chocolate, vainilla, cuero y café. Otras pistas para reconocer un Malbec: es un tinto generoso, equilibrado y apasionado a la vez, decididamente nuestro y para el mundo. Es tiempo de descubrirlo y comprobarlo personalmente.

 

Tentadoras alianzas

Los estilos de Malbec nacional podrían agruparse en tres grandes grupos. A continuación, algunos maridajes o combinaciones gastronómicas para cada versión.

- Malbec de carácter joven, con elegante expresión frutal y notas florales típicas (violetas), alegres y vivaces en la boca y con un retrogusto medio. Para este tipo de tinto, que normalmente no tiene paso por el roble, el maridaje se orienta al aperitivo y las tapas (con embutidos y quesos semiduros), platos sencillos (pizzas), carnes grilladas, pastas con ragú y la colección de sabrosos pescados de río.

- Malbec Rosé. Perfecto para abrir un almuerzo, comida informal o picnic y continuar saboreándolo en recetas con palta, pescados salitrosos (sardina, anchoa), hígado encebollado, aves (pollo, pavita), arroces marineros, paella de Valencia y conejo guisado.

- Malbec con maduración discreta en madera (tres o cuatro meses), que da un vino con un cuerpo pleno, aunque sin las complejidades de aquellos que descansaron largamente en barrica. Los risotti con hongos, cordero y las carnes salseadas serán una muy buena propuesta para acompañar este vino.

- Grandes Malbec, con un tiempo en barrica no inferior a los 10 meses. Las comidas que incluyan piezas de caza y criadero (ciervo, jabalí, liebre, faisán, codorniz) y las carnes silvestres nativas (ñandú, guanaco, llama) se realzan con estos tintos maduros, complejos y estructurados.

Sólo sugerencias. El universo de posibilidades es infinito y abierto a los curiosos amantes del vino. El desafío es animarse al placer de nuevas sensaciones."

arriba  home

Argentina y el Malbec
Degustación de vinos. Bodega Salentein.

 

grafico
grafico
Altura Wine Tours